Se encuentra usted aquí

La necesidad de focalizar más recursos “en y dentro” las zonas rurales

Por: José Andrés Oliva Cepeda - Fusades

Recientemente se dieron a conocer los resultados del estudio “Análisis comparado de la incidencia de la política fiscal sobre la pobreza y la desigualdad entre el sector rural y urbano  de El Salvador”, donde se utilizó  la metodología del proyecto “Compromiso con la equidad” (CEQ). Los resultados del estudio indican el resultado de la política fiscal presenta un efecto en reducir la desigualdad y que dicho descenso presenta mayor magnitud en la zona rural. Sin embargo, por otro lado, la política fiscal contribuye poco a reducir la pobreza. Los efectos encontrados, no obstante, se ubicaron en el área rural, se apreciaron a nivel de pobreza extrema, y no se perciben a nivel de pobreza total. 
 

En el análisis, resalta que la magnitud en reducción de la desigualdad proviene de los servicios de educación y salud, y que ésta es mayor en el área rural que la urbana.  En segundo lugar, la acción fiscal en la reducción de la desigualdad para las áreas rurales que lo urbano, se relaciona por los efectos vinculados con los programas de protección social.

Sin embargo, a nivel de pobreza total, es decir, para sobrepasar el umbral de la línea de pobreza, la acción de las transferencias directas aumenta el ingreso disponible y con ella se tiene un efecto de reducción de la pobreza;  sin embargo, dicho efecto no es suficiente para compensar la disminución del ingreso, una vez pagados los impuestos y recibidos los subsidios indirectos.

Para  comprender este resultado, es necesario caracterizar el contexto, por un lado El Salvador es un país predominantemente urbano,- de su población total, que asciende a 6.5 millones de personas, el 62.5% reside en zonas urbanas,- pero la incidencia de la pobreza, tanto para la catalogada como extrema, es decir, aquellos que no alcanzan a cubrir sus necesidades de alimentación, y como relativa, para aquellos con posibilidades de cubrir la alimentación pero no otras necesidades completamente, es más alta en la zona rural.

Por un lado, por su naturaleza de menor formalidad y menor dimensión de transacciones económicas la recaudación tributaria por medio del Impuesto al Valor Agregado es menor en las zonas rurales, y por otro lado,  dichos recursos se han canalizado desde el sector urbano hacia la  zona rural, por medio, del conjunto de acciones del Estado, por un lado en menor medida de política pública, comprendidos en el Sistema de Protección Social Universal, tales como: paquete agrícola, paquete escolar, vaso de leche, programa de alimentación escolar, bonos del programa de comunidades solidarias rurales, transferencias del Programa de Apoyo Temporal al Ingreso (PATI) y el bono de  apoyo al adulto mayor  tales y en mayor medida, por otro lado, para la atención de la salud y la educación.  En general,  resultado revela que el área rural se presenta como beneficiaria neta, mientras que la zona urbana es pagadora neta,  debido a que, en total como pércapitamente, los beneficios recibos en programas públicos o subsidios son mayores a las contribuciones realizadas en impuestos. No obstante, en términos globales lo que recibe en sector rural no es suficiente, para reducir la pobreza. 

La cantidad de recursos inmersos en la situación rural tanto en ingreso como de pobreza es menor. Tomando la información con cautela, debido a que es posible que los hogares reporten ingresos menores a los efectivos, empleando como umbral, la línea de pobreza establecida oficialmente, los datos de la EHPM, indican que el valor de la brecha de la pobreza total, calculada en 2011 es decir la cantidad de recursos que las familias, necesitan para satisfacer los requerimientos en alimentos y otros adicionales se aproxima  a US$452.5 millones en la zona rural, mientras que en las zonas urbanas la relación anterior es más amplia, requiriéndose US$678.3 millones, ascendiendo a US$1,130.8 millones o 4.5% del PIB. Lo anterior, implica que la profundidad de la pobreza rural equivale a dos tercios la urbana. Asimismo, equivale a la mitad del presupuesto total asignado a las áreas sociales, como los programas sociales, más lo destinado a educación y salud, y los subsidios indirectos en El Salvador, que ascendió a US$2,219.3 millones. No obstante, los recursos destinados a programas sociales, educación, salud  y debido a su estructura, la lejanía y precariedad de las personas con mayor pobreza, no están destinados o presentan mayor dificultad en el acceso  para las personas cuyos ingresos se ubican debajo de la línea de pobreza.

En este sentido, la focalización del cada dólar colocado en gasto público en el área rural, presenta frutos importantes.  Si bien, hay una transferencia de recursos hacia el sector rural, como se indica, anteriormente, no resulta suficiente. Asimismo, a pesar  que los recursos se encuentren disponibles, es indispensable mejorar aún más las acciones de focalización y acceso, debido a  la escaza cobertura de los subsidios indirectos entre los pobres, -sobre todo porque, los más necesidades no presentan  acceso de electricidad y agua-,  y las dificultes que los hogares enfrentan para elevar la matricula educativa y el acceso a los  controles de salud.

Lo nuevo

Icefi presenta en Honduras estudio sobre desarrollo rural de Centroamérica
Icefi presentó estudios sobre desigualdad y pobreza ante comisión agropecuaria de la Asamblea Legislativa
Bases fiscales para desarrollo rural

El foro «Las bases fiscales para el desarrollo rural de El Salvador» se realizó el 17 de mayo, en San Salvador, organ

Icefi participa en foro sobre propuestas políticas en torno al desarrollo rural
Honduras: desigualdad y pobreza

El foro: «La reducción de la pobreza y la desigualdad: el doble reto de la política fiscal» se llevó a cabo el 30 de marzo en la ciudad de Tegucigalpa, en cuya actividad se presentaron los hallazgos del estudio «Incidencia de la política fiscal en la desigualdad y la pobreza: Honduras»

Lo más leido

La necesidad de focalizar más recursos “en y dentro” las zonas rurales

Por: José Andrés Oliva Cepeda - Fusades

Agroturismo en Nicaragua

Agroturismo con muchos pendientes
Publicado el 02/12/2014

Observatorio Fiscal No 18: Desarrollo Rural

Centroamérica debe apostar por el Desarrollo Rural

Obras públicas para municipios y juntas comunales

Municipios y juntas comunales reciben $73.7 millones para obras públicas

Cierre del seminario

Palabras de cierre del Seminario Internacional Centroamérica 2021 hacia un desarrollo rural equitativo